Archive | octubre 26th, 2020

Vendimia de gran calidad, pero con menor producción de uva

  • Las bodegas cooperativas de los municipios de la Sierra Oeste hacen balance tras la recolección.

Poca cantidad, excelente calidad. Este es el escueto titular que nos deja el tiempo de vendimia en las bodegas cooperativas de los municipios de la Sierra Oeste. La sequía de 2019, que fue el año más seco de la historia en el último siglo en la comarca, algunas enfermedades producidas por hongos como el mildiu o el oídio, las heladas de primavera, una plaga de conejos y los bajos precios de la uva, que conllevan el abandono de una parte importante del viñedo, han provocado que, como ya ocurriera en la vendimia anterior, la cosecha haya vuelto a ser baja con respecto a la media habitual. Sin embargo, la calidad del vino ha sido muy buena según reconocen los presidentes de las diferentes bodegas cooperativas. Los viñedos han tenido poca carga, las uvas han madurado bastante y el resultado ha sido una cosecha de mucha calidad y un vino extraordinario.
Solo en Villa del Prado se aumentó la producción con respecto al año anterior. En concreto, en la bodega cooperativa Sociedad Agraria de Transformación (SAT) Virgen de la Poveda se recogieron cerca de 900.000 kilos, un 10% más que en 2019. Por contra, en la SAT San Esteban Protomártir de Cenicientos la cosecha se redujo un 4%, de 500.000 kilos este año a 520.000 obtenidos en 2019, mientras que en la bodega cooperativa Cristo del Humilladero de Cadalso de los Vidrios el descenso fue de un 32%, de 250.000 kilos en 2019 se pasó a 170.000 en 2020. La cosecha también fue corta en la cooperativa Don Álvaro de Luna de San Martín de Valdeiglesias, aunque sin facilitar datos concretos. Estas cifras distan mucho de la media habitual de la última década en algunas de estas localidades, en las que se venía recogiendo en torno al millón de kilos en Cenicientos y los dos millones en Villa del Prado.

Vendimia en Cenicientos.

¿Cómo acogerá el mercado esta excelente producción de vino?
Esta es la pregunta que se hacen todos los productores de la comarca, como José Antonio Herrero, presidente de la cooperativa de Villa del Prado, que apuntó directamente al potencial del mercado madrileño, que “es el que tiene que ver que a menos de una hora de la capital tiene campo. Si cada madrileño se tomara dos botellas de vino al año, todo el vino producido en Madrid se vendería aquí”. Por su parte, Ricardo Moreno, enólogo y presidente de la bodega de Cadalso, considera que, pese al “problema que tenemos” por la pandemia, “la hostelería madrileña tiene a día de hoy capacidad de sobra para consumir todos los vinos que se producen en Madrid porque es un volumen relativamente pequeño para los que hay en otros sitios”. Menos optimista se mostró Pedro Puentes, presidente de la bodega de Cenicientos, para quien “no hay expectativas porque en estos momentos no hay mercado de vino” debido a la situación en la que nos encontramos.
Los vinos con Denominación de Origen de Madrid, en concreto los de la subzona de San Martín de Valdeiglesias, siguen ganando adeptos en nuestra región. Ricardo Moreno apunta a las exportaciones y al reconocimiento internacional como responsables del aumento de la demanda local. Se trata de “un fenómeno que va a la contra de lo que uno cabría esperar”, ya que “en vez de que te reconozcan en casa y luego te reconozcan fuera, aquí el proceso es inverso. Empiezas a exportar, empiezan a reconocerte y valorarte a nivel internacional y es entonces cuando a nivel interior comienzan a darse cuenta de que hay algo bueno aquí”, y la hostelería de Madrid “empieza a demandar esos vinos que fuera son tan buenos”, generando un mayor conocimiento. Los consumidores jóvenes “demandan vinos de Madrid porque van sabiendo lo que hay”, y “llegará un momento en que la hostelería madrileña tenga capacidad de quedarse todos los vinos”. La gente “tiende a los regionalismos, a consumir lo de su zona, y eso se está viendo”, señala el enólogo cadalseño.

Las exportaciones y el enoturismo como tabla de salvación
Ante el problema del parón en la hostelería por la pandemia, Moreno afirma que “estamos sobreviviendo con las exportaciones”. La venta en el despacho que tiene la bodega en Cadalso “funciona bien por proximidad a Madrid”, aunque los confinamientos de la capital y otras grandes poblaciones de la Comunidad han provocado un notable descenso de ventas. Los vinos de Cadalso se están exportando a muchos países, entre los que se encuentran Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Bélgica, Inglaterra, Suiza, Finlandia y Noruega. “Con la exportación estamos pasando y capeando el temporal”, ya que los vinos, “al ser de mucha calidad, los estamos defendiendo mejor que si fuera venta de graneles u otra cosa”, subraya el presidente de la bodega cadalseña.
Desde la cooperativa de Cenicientos, Pedro Puentes pone el foco también en el enoturismo como una ventana de oportunidad. La bodega que preside, además de anunciar la inminente exportación de sus caldos a Taiwán, se ha adherido recientemente a la asociación ‘Madrid Enoturismo’, y está preparando rutas turísticas por las zonas de viñedos, visitas a la bodega, catas y comidas en restaurantes del municipio. Por su parte, José Antonio Herrero pone en valor el trabajo de las cooperativas de vino, ya que, gracias a estas bodegas, “uno puede ir por la Sierra Oeste y seguir viendo viñas, lo que da vida al campo y es fundamental, primero por el empleo que genera y segundo para que siga habiendo viñedo en el campo”. En esta zona las viñas “están muy repartidas”, y “en el momento que una persona deja de producir su viñedo de una, dos o tres hectáreas, ese terreno se queda de pastizal, abandonado completamente”, por lo que es “fundamental que puedan subsistir las cooperativas para mantener el vino pero sobre todo el viñedo en el campo”.
Las lluvias de este año hacen esperar que en 2021 se pueda recuperar buena parte de la producción perdida en estas dos últimas vendimias, “los dos años más pequeños de la historia”, según Puentes. La oportunidad de que los vinos abanderen el despegue económico de la comarca es real, pero para Moreno hay que hacer antes “una reflexión”. El enólogo cadalseño señala a la necesidad de adaptarse a la demanda del mercado, que tiende a la calidad, a “una calidad excepcional” que la Sierra Oeste puede ofrecer por sus viñedos “de lujo”. Pero antes hay que “cambiar el chip” y ponerse “las pilas en elaborar vinos de mucha calidad”, primando el embotellado sobre el granel para obtener no buenos vinos, sino “vinos de bandera”.

 

Sergio Lizana Calvo.

Publicada el Productos de la tierra0 Comentarios

Entrevista a Enrique Jurado que presenta su nueva novela, ‘Manuscritos en Valdeyglesias’

  • “La cultura también tiene que mezclarse con la economía, de otro modo lo tendrá muy complicado”.

Enrique Jurado Salván es periodista, escritor y colaborador habitual de A21. Conoce la comarca del monasterio de Santa María de Valdeiglesias, en Pelayos de la Presa, desde hace décadas y precisamente allí se sitúa el escenario de  (Perea Ediciones). Además es presidente de la asociación cultural Alberche-Albirka que se mueve por toda la Sierra Oeste.
Dices que está documentado que cinco monjes del Monasterio de la Santa Espina de Valladolid vinieron a repoblar todo esto en 1177, que ese es nuestro origen. ¿Cada día tenemos más clara la importancia del Monasterio Santa María la Real de Valdeiglesias?
Creo que falta mucho, se ha avanzado porque durante mucho tiempo ha sido un gran olvidado, desde hace ya diez o quince años ha empezado a estar en el mapa, pero hay un recorrido inmenso por realizar y muchas oportunidades de negocio, porque estamos hablando de cultura, pero la cultura también tiene que mezclarse con la economía, de otro modo lo tendrá muy complicado.

Se tuvo que morir Mariano García Benito para que esto se empezase a conocer…
Sí, pero había una semilla previa. Tuvimos muchísima suerte de que en 1974 el Monasterio no terminase convertido en una urbanización y de que apareciese Mariano García Benito, lo comprara e intentara conservarlo dentro de sus posibilidades, que eran inabordables para un particular. Después de los 150 años desde la desamortización de Mendizábal y de la depredación absoluta que ha vivido el monasterio, tuvimos la suerte de que apareciese este mecenas que se convirtió en la semilla que se ha continuado desde la Fundación y con su sobrina, Ana Muñoz. Creo que una pieza clave han sido las visitas, abrir las ruinas al público.
La Sierra Oeste tiene mucho que mostrar y enseñar y tenemos que empezar a vender que aquí hay un recorrido de tipo cultural y artístico que, además del tradicional sol y playa, que es el pantano y demás, que está muy bien, es un complemento maravilloso.

Vamos a hablar de tu novela, Manuscritos en Valdeyglesias, ¿por qué usar el Monasterio como ambientación?
Podría decir que por razones de tipo personal, llevo desde 1959 vinculado con esta tierra. Es una especie de enamoramiento que ha perdurado en el tiempo. Pero, retomando, el nacimiento de toda esta zona, lo que ahora llamamos Sierra Oeste, la repoblación parte de la fundación del Monasterio y a partir de eso y de que desde chaval he estado muy interesado por esas piedras que eran dilapidadas y de su intento de conservación, me ha vertebrado como persona y me ha hecho ser parte de lo que soy.


¿Qué nos vamos a encontrar en esta historia?
Vamos a encontrarnos con una novela de ficción a partir de una investigadora que se llama Mercedes, que es una investigadora ocasional que descubre unos manuscritos y eso que al principio es algo accidental hará que ella empiece a meterse en un viaje, porque en la novela se habla de varios viajes y uno de ellos es el de la propia investigadora. Y a partir de ahí irá descubriendo que hay una historia oficial del Monasterio, que está sobre todo en el Tumbo de Valdeiglesias, que es un documento que habla de cómo se vivía en el Monasterio y tiene unas páginas en blanco y yo he ideado que esta investigadora descubre esas páginas en blanco, algo que me ha dado mucho juego.

¿Te ha costado combinar ficción y realidad?
Ha sido difícil porque esta novela ha tenido una elaboración lenta, he estado 4 años escribiéndola. He tenido la necesidad de documentarme y por otra parte la de dejar libre mi imaginación y esa ha sido la mayor dificultad del libro, no sé si he conseguido mantener el equilibro, pero esa era la idea. Determinadas cosas que tenía que contar en la novela tenían que ser ciertas, si los personajes tenían que pasar por unas poblaciones, esas poblaciones tenían que existir en el momento de la narración.

Publicada el Cultura1 Comentario

Nuevos libros en la Sierra Oeste de Madrid

Os hablamos mucho de Cultura y de lo que nos gusta que crezca en nuestros municipios y siga dando que hablar para bien, en los últimos meses hemos visto incrementarse el número de escritores que han tenido la oportunidad de publicar en la Comarca. Nuestro compañero en A21 Enrique Jurado Salván ha publicado su nueva novela tras Con copia oculta, Manuscritos en Valdeyglesias (del que publicamos un adelanto en nuestro número de agosto), que juega con realidad y ficción con uno de los enclaves históricos y arquitectónicos más importantes de la Sierra Oeste de Madrid.
También la escritora madrileña afincada en Fresnedillas de la Oliva Irene Yolanda López ha publicado su primer libro hace solo unas semanas 28 lunas, un conjunto de poemas y relatos que hablan de viajes, amor, desamor, vida, muerte, pasiones… y de la luna, con quien la autora siente una conexión especial. Entre todos los textos se incluye “Jarandipiti”, un estupendo poema dedicado a la localidad jaranda.
Desde Chapinería Juan Pablo Domínguez Serrano ha dejado un poco apartadas las cámaras de cine, los documentales y los cortometrajes para regalarnos su primer libro, 101 relatos cortos y microrrelatos de ficción y ficción histórica. En este primer libro publicado Juan Pablo escribe textos de corte policiaco, de ciencia ficción, terror, historia y de todo lo que se le ha ido ocurriendo. Podemos, por ejemplo, vivir la final del campeonato del mundo entres Karpov y Kasparov o asistir a la irónica vivencia de un asesino en serie empeñado en tener el récord del mundo en lo suyo. Realidad y ficción se dan la mano en un juego de finales sorprendentes, saltos entre temas de página en página y textos con los que pasar un buen rato.
La salmantina Pilar Fraile Amador, también desde Chapinería, estrena nuevo libro con Alianza Editorial, tras su anterior novela, sus ensayos y sus poemarios, Pilar presenta una historia que intenta indagar sobre nuestro futuro más próximo y lo hace con esa voz propia que ha ido encontrando a lo largo de los años de escritura y que la ha llevado en las últimas semanas a convertirse en columnista del periódico El País. Días de euforia es el título de esta aguda mirada hacia la moral del capitalismo y sus paradojas.
Aunque la actual crisis sanitaria impide que cualquiera de estos títulos sea presentado como se merece en nuestra Comarca, todos los autores ya han vivido presentaciones, encuentros en librerías y otras propuestas culturales con sus nuevas publicaciones. Además, Irene Yolanda López y Enrique Jurado han pasado ya por los micrófonos de Castillos en el Aire y Juan Pablo Domínguez ha hecho lo propio en La Biblioteca Encantada, espacio radiofónico realizado desde la Biblioteca Municipal de Chapinería y emitido por Radio 21 Sierra Oeste de Madrid por el que pasará en unos días Pilar Fraile.

Javier Fernández Jiménez.

Publicada el Cultura0 Comentarios

Cruz Roja y el Ayuntamiento de Cebreros firman un nuevo convenio de colaboración

  • Este año la aportación que realiza el consistorio a la Institución se ha destinado a mejorar la flota de la Asamblea Comarcal de Cebreros, ya que la localidad no requiere servicios preventivos por la ausencia de eventos festivos y deportivos.

Cruz Roja Española en Cebreros y el Ayuntamiento de Cebreros han renovado el 21 de octubre su compromiso de colaboración con la firma de un nuevo convenio, tal y como se viene haciendo desde 2017.
Habitualmente el importe que conlleva la rúbrica de este convenio se destina a prestar servicios preventivos en la localidad, pero este año no se han solicitado estos servicios al no celebrarse eventos multitudinarios. Por lo tanto, en esta ocasión el importe que aporta el consistorio cebrereño se ha invertido en adaptar un vehículo de la Institución para convertirlo en un vehículo PAPS (Puesto de Atención de Primeros Auxilios). El PAPS servirá para apoyar los servicios preventivos y las gestiones cotidianas que se desarrollen en la Asamblea Comarcal de Cebreros.
A la firma del acuerdo han acudido la presidenta de Cruz Roja Española en Ávila, Mercedes Martínez, el presidente de Cruz Roja Española en Cebreros, Jorge Muñoz, y el alcalde de la localidad, Pedro José Muñoz.
La Asamblea Comarcal de Cebreros, desde que se puso en marcha el Plan Cruz Roja Responde a mediados de marzo de este año, ha atendido a un total de 578 personas, a las que ha ofrecido más de 900 atenciones.
En toda la provincia de Ávila, durante estos meses el plan ha prestado apoyo a 10.112 personas con un total de 18.000 respuestas. Esta labor se está llevando a cabo gracias a la colaboración del voluntariado, de las personas socias y de particulares y empresas donantes, que apoyan a la institución junto a las administraciones públicas como el Ayuntamiento de Cebreros.

Publicada el Sierra Oeste0 Comentarios

La alcaldesa se queja del trato recibido por el Aldea del Fresno con las medidas decretadas por la Comunidad de Madrid

  • Entrevista a María Isabel Hernández: “Hemos sufrido restricciones a la movilidad por razones administrativas y no sanitarias. Un agravio que los vecinos aún no perdonan”.

Inmersos de lleno en esta segunda ola de la pandemia causada por el Covi-19, me gustaría empezar esta entrevista la alcadesa, Maribel Hernández, preguntando cómo se está viviendo esta crisis sanitaria desde el ayuntamiento y qué balance podría hacer en líneas generales de lo que ha vivido Aldea del Fresno desde el pasado mes de marzo.
En este nuevo repunte de la pandemia el Ayuntamiento de Aldea del Fresno está procurando ayudar y seguir trabajando como lo ha ido haciendo desde marzo, porque desde entonces hemos estado muy implicados en todo lo que pudiésemos hacer por el municipio, hemos estado realizando desinfecciones de calles, hemos ayudado a las personas llevándoles a sus domicilios alimentos y medicinas y ahora mismo estamos realizando todo otra vez, porque ya hay varias familias que nos están pidiendo que les llevemos a casa los alimentos y las medicinas que necesitan porque ya tienen miedo a volver a salir de su casa y poder contagiarse, especialmente personas mayores.
Personalmente lo he vivido fatal, los primeros meses sentí una gran impotencia por no poder salir de casa y hacer más, porque me habría encantado venir al ayuntamiento e ir yo misma a las casas a ayudar a mis vecinos, pero no podía hacerlo porque soy persona de riesgo y tenía que hacer casi todo el trabajo por teléfono, que sonaba mañana, tarde y noche. Coordinándome con Protección Civil, con la Policía, con el personal del ayuntamiento, con los compañeros de gobierno… Gracias a Dios creo que lo hemos hecho bastante bien, lo hemos controlado bien desde casa y también puedo decir que la gente de Aldea del Fresno ha colaborado bastante y ha hecho mucho caso a los mensajes que mandábamos, a lo que la policía pedía. Siempre hay quien se salta las normas, pero en regla general los vecinos de Aldea han cumplido.

Acaban de salir de un estado de restricciones propuesto por la Comunidad de Madrid, arrastrados por los positivos de Villa del Prado, ¿cómo se han sentido ante este hecho y cómo lo han sobrellevado?
El sentimiento fue de indignación, no tenía sentido que disponiendo de los datos a nivel municipal, que confirmaban que no superábamos los requisitos, nos confinaran junto con Villa del Prado por ser de la misma Zona Básica de Salud. En distritos de municipios grandes sí puede tener sentido, porque no disponen de otra forma de ver los datos, pero a nivel municipal no lo tiene. Había más de 15 municipios que superaban con mucho nuestros casos y sobre los que no se tomó ninguna medida. Fue un agravio que los vecinos aún no perdonan. Sabían cuántos casos activos y confirmados teníamos y dónde estaban localizados, pero a pesar de ello tomaron la decisión de nuestro confinamiento de forma improvisada. No sabían, por ejemplo, que tenemos consultorio médico propio. El consejero y la directora general desconocían nuestra situación. Me dolió mucho que nadie nos llamara para darnos la noticia. En algunas informaciones periodísticas nuestro municipio aparecía como confinado, ante las preguntas de muchos vecinos decidimos llamar para que corrigieran dichas informaciones y nos llevamos la sorpresa de saber que también estábamos confinados por razones administrativas y no sanitarias.

Consultorio médico de Aldea del Fresno.

¿Siente que en todo lo que tiene que ver con el Coronavirus los pequeños municipios están muy olvidados por las grandes administraciones?
Creo que sí. Entiendo que la presidenta de la Comunidad de Madrid no llame a todos los alcaldes de todos los pueblos, pero es que a mí no me llamó ni la Consejería de Salud ni la Dirección General de Salud. A Villa del Prado en cambio sí los llamaron. Esa llamada no es solo una mera cortesía, es mucho más, es la comunicación de la autoridad sanitaria al ayuntamiento para darnos las razones que aconsejan que a mis vecinos se les restrinjan los movimientos, uno de sus derechos fundamentales, así como la puesta a disposición de la Policía Local de toda la información necesaria para que las medidas se cumplan con efectividad. Pero no llamaron, lo tuvimos que hacer nosotros y no nos dieron ninguna razón sanitaria para nuestro confinamiento, solo razones burocráticas. Además, en el boletín oficial no se publicaron las restricciones a Aldea del Fresno y no fue hasta unas horas antes de que empezasen estas restricciones que nos avisaron de que esa ausencia en el boletín era un error y nos enviaron un archivo para informarnos.

Han empezado a organizar algunas actividades lúdicas y deportivas en el municipio, ¿se debe seguir adelante con la actividad, aunque sea con todas las prudencias?
Nosotros creemos que sí. En el municipio ya hay funcionando actividades como el atletismo, el spinning, pádel , aeróbic, zumba, yoga… es más, esta misma semana arranca la actividad de la escuela de fútbol municipal, con todas las medidas de seguridad necesarias: solo podrán acceder al campo los niños, llevarán obligatoriamente mascarilla, se les tomará la temperatura antes de entrar… También ha empezado el curso en la Escuela de Música.
Y si las autoridades y condiciones sanitarias lo permiten el 21 de noviembre tendremos la quinta edición de nuestro ciclocross y el 13 de diciembre la de Ducross-series.

En este apartado, desde marzo no han vuelto a proponer ninguna actividad cultural, ¿existe alguna idea o propuesta a corto plazo para que vuelva la cultura al municipio?
Ahora mismo no podemos pensar en este tipo de actividades. Vivimos el día a día, respondiendo con celeridad a las necesidades que surgen en esta situación. Ahora toca ser responsables y pensar en la salud de los vecinos. Todo llegará y recuperaremos la actividad habitual de nuestro municipio en lo cultural. Lo que sí estamos preparando son algunas actividades para los más pequeños de cara a Navidad.

¿Qué ideas y fórmulas se han puesto en marcha desde el ayuntamiento de Aldea del Fresno para echar una mano a vuestros vecinos en temas de impuestos o ayudas sociales?
Desde el primer momento tomamos todas las medidas fiscales inmediatas que nos permitía la Ley. Se modificó el calendario fiscal y se ampliaron los plazos de cobro, tanto en voluntaria como en ejecutiva. Durante el estado de alarma paralizamos los embargos y las ejecuciones de garantías, se realizaron planes especiales de pagos personalizados, nuevas fechas de cargo para los contribuyentes con un sistema de tarifa plana, se suspendieron temporalmente las tasas de documentos administrativos, dominio público y terrazas hasta nuevo aviso. Y a los proveedores se les aceleró el reconocimiento y el pago de facturas.

Por cierto, ¿cómo han lidiado durante los meses de verano con todas esas personas que están acostumbradas a venir a Aldea del Fresno a bañarse en el río?
Los aldeanos, de forma abrumadora, han seguido escrupulosamente las medidas. Puede que haya habido algún caso de desobediencia, pero ha sido excepcional. Lo que sí hemos tenido han sido muchos visitantes que no han respetado la prohibición de bañarse en el río y a los que hemos iniciado expediente sancionador. Por desgracia en España lo único que nos duele es el bolsillo.
Lo que sí que me gustaría decir es algo que tengo dentro, que es un sentimiento de gratitud muy grande hacia muchos aldeanos, personas que desde marzo han estado ayudando y colaborando con el pueblo de Aldea del Fresno: haciendo mascarillas, ayudando a desinfectar las calles, ayudando a llevar la la gente todo lo que hacía falta… tengo el compromiso personal hacia esa gente de hacerles un pequeño homenaje y agradecérselo personalmente. No lo he hecho todavía porque no nos podemos juntar, cuando podamos juntarnos lo haremos. Un homenaje a todo el pueblo en general, pero especialmente a esas personas que han estado todos estos meses colaborando.

Los colegios y las residencias de mayores son dos de los focos de preocupación más importantes para cualquier municipio, ¿cómo están gestionando esta preocupación constante? ¿Están en continua comunicación con estos centros?
Estamos en contacto con el colegio, la casa de niños y el instituto que nos corresponde. Se han tomado todas las medidas de seguridad: vallas de separación, geles, alfombrillas, mascarillas, pantallas, ropa de cambio y batas desechables para el profesorado de la casa de niños, cubos con pedales… y se ha cortado la calle del colegio para facilitar la entrada y salida escalonada de los alumnos.
En cuanto a las residencias que están en el municipio son residencias particulares y aunque hemos estado en contacto para compartir ayuda e información, son bastante independientes.

Todos los vecinos, da igual el municipio, insisten en saber cuántos contagios hay en el municipio, quién está contagiado… ¿cómo se lleva lo de saber y no poder contestar?
Cuando me preguntan siempre respondo que hay que entender que existe la protección de datos y que aunque yo pueda saber algún caso particular porque la persona o la familia con Covid me haya llamado para decírmelo, no voy a defraudar la confianza de quien me lo cuente, como he demostrado que actúo desde hace 24 años en el ayuntamiento, muchos de ellos en el área de servicios sociales. ¿Qué más da quién esté contagiado si mañana puedes estarlo tú? Da igual quien esté o no contagiado, lo que hace falta es que tengamos cuidado y que tomemos todas las medidas de seguridad para que no lo estemos ninguno.
¿A pesar del coronavirus siguen adelante con algunas de las propuestas de mejora para el municipio que tenían pensadas de antemano? ¿Cuáles son los retos principales de cara a lo que queda de legislatura?
Sí, seguimos adelante con todas las propuestas que teníamos en el Programa Regional de Inversiones (todas las incluidas en el PIR, inversiones deportivas, arreglo de calles…)

¿Algún mensaje que quiera enviar a los vecinos de Aldea del Fresno?
Desde aquí pido a todos los vecinos de Aldea del Fresno que no levanten la guardia, que cumplamos las normas sanitarias, que sigamos siendo responsables lavándonos las manos, usando hidrogeles, no reuniéndonos con más de seis personas, usando las mascarillas y, sobre todo, que tengamos mucha prudencia para que podamos salir adelante. Juntos lo conseguiremos.

Publicada el Sierra Oeste0 Comentarios


PRÓXIMA

 

EDICIÓN IMPRESA

 

18 DE DICIEMBRE

 

 

CORONAVIRUS

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

octubre 2020
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031