Categoría | Productos de la tierra

La Garbancera Madrileña culmina la recuperación del garbanzo madrileño y hace su presentación oficial

  • En esta primera producción se han recogido unos 25.000 kilos de estos garbanzos.
  • En breve comenzará la comercialización de esta legumbre con pedigrí madrileño.

La Asociación “La Garbancera Madrileña” se ha presentado el 24 de octubre de manera oficial, con la degustación de un cocido madrileño, en el Restaurante CasaMaría, de la Plaza Mayor. En el acto, se ha contado con la participación del director general de Agricultura de la Comunidad de Madrid, José Luis Sanz, además de con el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Vinos de Madrid, Antonio Reguilón, el presidente de los Hosteleros de la Plaza Mayor, los alcaldes de los municipios participantes en esta asociación y por los productores del garbanzo.
Este cocido representa el culmen de un trabajo que se inició hace más de un año, cuando varios alcaldes y agricultores de la comarca Oeste de Madrid, decidieron sumar esfuerzos para, junto al Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), recuperar el cultivo del garbanzo autóctono de la zona: el garbanzo madrileño, recogiendo una tradición de varios siglos atrás, pero que en las últimas décadas se había perdido, y se traía a Madrid garbanzos de otras zonas de producción de España, e incluso de distintos países, también productores.

En breve, comenzará la comercialización de este garbanzo de Madrid y se podrá comprar en los supermercado de la cadena Ahorramás, además de en las principales tiendas de cada uno de los municipios participantes este ambicioso proyecto. También los hosteleros de la Plaza Mayor, que conmemora su 400 años de existencia, han comprado existencias para comenzar a servir en sus menús esta legumbre madrileña.
En esta primera producción se han conseguido recoger unos 25.000 kilos de este garbanzo madrileño. Actualmente, la Garbancera, de la mano del IMIDRA, están trabajando en la investigación que posibilite y permita mejorar las técnicas de cultivo, para aumentar su rendimiento y mejorar la calidad del producto final.

LA ASOCIACIÓN LA GARBANCERA MADRILEÑA Y LA RECUPERACIÓN DEL GARBANZO AUTÓCTONO DE MADRID
Parece obvio que el plato más típico de la cocina madrileña, el cocido madrileño, se elabore con garbanzo de Madrid, tal como se venía realizando tras siglos de tradición. Sin embargo, en las últimas décadas, se ha estado elaborando con garbanzos traídos desde otras regiones españolas, incluso de lugares como Canadá, porque el cultivo de nuestro garbanzo se había perdido. Su producción que básicamente se destinaba al autoabastecimiento de la zona, poco a poco se fue perdiendo por su delicadeza y el gran esfuerzo que destinaban lo agricultores a obtener unas cosechas que no resultaban excesivamente abundantes. Tan solo quedaba una muestra de un pequeño número de semillas conservadas en estado de congelación por el IMIDRA.
El año pasado, varios alcaldes y agricultores de la comarca Oeste de Madrid, decidieron sumar esfuerzos para, junto al IMIDRA, recuperar el cultivo del garbanzo autóctono de la zona: el garbanzo madrileño.
Así, este mes de febrero, alcaldes y agricultores de la zona oeste de la Comunidad de Madrid, que comprende el territorio de 13 municipios, decidían unirse y poner en marcha la Asociación La Garbancera Madrileña, con sede en Brunete. Hoy, 24 de octubre, ocho meses después, esta Asociación es ya una realidad que se presenta oficialmente, gracias a la cual se han logrado comprometer más de 130 hectáreas de cultivo de este producto en diferentes pueblos de la comarca, alcanzándose una producción de unos 25.000 kilos. Para el año que viene, se incrementará la superficie para el cultivo del garbanzo de Madrid hasta alcanzar las 200 hectáreas.

La Asociación tiene como fines la recuperación de la variedad tradicional del garbanzo madrileño, su promoción y comercialización y la creación de una marca de calidad distintiva.

MEJORAR LAS TÉCNICAS DE CULTIVO
En la actualidad la Garbancera Madrileña está trabajando junto con el IMIDRA, en la investigación para mejorar las técnicas de cultivo, para aumentar su rendimiento y mejorar la calidad del producto final.
Junto a ello, se crearán protocolos de cultivo que determinen las variedades de garbanzo a sembrar, las técnicas de cultivo y la calidad intrínseca a producir. Todo ello para promocionar el desarrollo rural, incentivar el turismo asociado a la gastronomía y ayudar a otros agricultores a seguir fomentando el empleo rural en torno a un desarrollo agrícola sostenible.
La Garbancera Madrileña tiene entre sus objetivos también la realización de actividades, como crear un mes al año dedicado al garbanzo en los municipios adheridos, firmar convenios con asociaciones de hosteleros y otras entidades para su consumo y comercialización a nivel autonómico y nacional, así como crear un reglamento interno, con normas de comercialización, facturación, precios y requisitos legales que permitan el uso de la marca de calidad, u organizar actividades socioculturales para la difusión de los valores especiales de este producto tales como seminarios, estudios o conferencias.
‘La Garbancera Madrileña’ está integrada por los agricultores y Ayuntamientos de Brunete, Navalcarnero, Sevilla la Nueva, Villaviciosa de Odón, Boadilla del Monte, Villanueva de Perales, Villamantilla, Villamanta, Quijorna, Villanueva de la Cañada, Villanueva del Pardillo, Valdemorillo y Colmenar del Arroyo.

UN GARBANZO ÚNICO POR SU TEXTURA Y SABOR

El garbanzo madrileño ha sido históricamente reconocido por su excepcional calidad y sabor y por características peculiares, considerado el mejor garbanzo para elaborar el tradicional cocido madrileño, por su textura mantecosa y su finura. El garbanzo madrileño se caracteriza por su pequeño tamaño, similar al pedrosillano pero con el que no se debe confundir, y de color ligeramente anaranjado. Tiene la peculiaridad de ser hidroscópico, duplicando considerablemente su tamaño al someterse al proceso del remojo y cocción. Al cocinarlo no se desprende su piel y su textura es untuosa y mantecosa, ideal para protagonizar el tradicional cocido madrileño. Debe elaborarse dándole unos minutos más de cocción que a otros garbanzos, y el resultado: un sabor único que se funde en el paladar.

2 Respuestas para “La Garbancera Madrileña culmina la recuperación del garbanzo madrileño y hace su presentación oficial”

  1. EL COCIDO DE LAS CORUCHAS DE ANTES
    EN LAS CASA DE ENTONCES

    Dedicado a las mujeres de Cenicientos.

    A la pared apilado
    del hueco de chimenea,
    tiro donde el fuego humea
    con estiércol tapizado.

    A continuación la leña
    cortada con el podón,
    le marcaba el diapasón
    al Lar que de allí se adueña.

    De barro eran los pucheros
    y de herrajes los morillos,
    chisporroteo de brillos
    de los guisos corucheros.

    Los garbanzos los dejaban
    en agua toda la noche,
    y eran colofón y broche
    al que después cocinaban.

    Le ponían la morcilla,
    un tomate y el tocino,
    y de la tierra era el vino
    y de arcilla la vajilla.

    Del huerto la hierbabuena
    e ingredientes de matanza,
    en mágica mezcolanza
    de concomitancia plena.

    Vigilaban la cocción
    y que el agua no faltara,
    y espuma borbolleara
    en perfecta conjunción.

    Y el aroma se expandía
    y la casa la inundaba,
    y por la puerta asomaba
    y Cenicientos lo olía.

    Judía verde o repollo
    dependiendo de estación,
    siempre fue buena ocasión
    de acompañarle con pollo.

    Y faenando en los campos
    en la lumbre de sarmientos,
    se elevaban cocimientos
    que degustaban los lampos.

    Cuando hacían un recado
    la casa abierta dejaban
    y a la vecina encargaban
    al cocido echar mirado.

    Y cubriendo el año entero
    las coruchas al cocido,
    daban nombre y apellido
    que era atizar el puchero.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

  2. CANCIÓN DE DESPEDIDA DE SOLTERAS
    PARA LAS MOZAS CORUCHAS

    Si me ensucias la cara
    con tus besos,
    nos trae la mañana
    pan y quesos.

    Si me enredas el talle
    con tu brazo,
    el día se presenta
    de buen trazo.

    Si me cortas la leña
    y la apilas,
    beberé de ese vino
    que destilas.

    Si me enciendes la lumbre
    del puchero,
    borbollea el cocido
    coruchero.

    Si al caer de la tarde
    me acompañas,
    quedaré convencida
    que no engañas.

    Si llegada la noche
    fiel persistes,
    yo cediendo me entrego
    y desvistes.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

Trackbacks/Pingbacks


Dejar un comentario

Para poder enviar este comentario debes demostrar que eres humano, completa la suma * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com