Archive | enero 15th, 2018

Edición impresa A21 enero 2018

La portada del número 120 está dedicada al X Aniversario del periódico, que se cumple este mismo mes. Desde 2008 han sido 10 años en los que ininterrumpidamente A21 ha llegado a los lectores de la Sierra Oeste.

Además, como temas principales se aborda el Pleno del 4 de enero en Navalagamella. El portavoz del Partido Popular, en entrevista exclusiva, comenta las graves acusaciones vertidas por el actual regidor, Miguel Ángel Segovia, durante la sesión plenaria del 4 de enero, sobre pagos al antiguo secretario municipal y la mala praxis de los anteriores equipos de gobierno y la Mancomunidad de Basuras. Samperio hace un repaso a los problemas del municipio resaltando el trato hacia los empleados municipales y el uso del dinero público en obras, según él, intrascendentes, poniendo de relieve el mal funcionamiento del Consistorio y anunciando posibles acciones judiciales contra el alcalde.

Además, como es habitual en el primer número del año, hacemos un somero repaso a las actividades navideñas celebradas en nuestros municipios, la sección infantil Menudo Castillo también se hace eco de ello. 

Download (PDF, 16.05MB)

Publicada el Actualidad, Sierra Oeste2 Comentarios

“La Vaquilla es el día más esperado del año en Fresnedillas de la Oliva”

  • Entrevista al portador de la Vaquilla, protagonista de una de las mascaradas más importantes de la región.

Alejandro Zapata es un vecino de Fresnedillas de la Oliva, esta será la segunda vez que porte la Vaquilla, pieza central de una de las mascaradas mejor conservadas en la Comunidad de Madrid, una manifestación ritual de origen prerromano que se celebra habitualmente en el ciclo de invierno en torno a la representación de un animal.
De las pocas “vaquillas” que quedan en la región, la de Fresnedillas de la Oliva es una de las más vistosas debido a que se conservan 7 personajes diferentes (Alcalde, Alguacil, Hilandera, Escribano, Vaca, Pregonero y Judíos en mayor número) y que apenas ha perdido su ritual gracias a una extraordinaria conservación durante la dictadura y el éxodo rural debido a un exigente sistema de “multas” al salirse del protocolo.
Alejandro, ¿qué supone para ti encarnar la Vaquilla?
Todo lo que rodea a este día es una felicidad y un estado de ánimo especial. Participar en esta fiesta siendo el personaje que sea es un orgullo y un compromiso, pues las normas de la fiesta son bastante estrictas y tenemos que seguir cumpliéndolas. La Vaquilla es el personaje sobre el que gira la fiesta y requiere saber muy bien cómo se desarrolla la fiesta: cada carrera, cada vuelta en la plaza, cada ida y venida hacia el santo; lo que le añade un plus de responsabilidad… Y además, los mayores del pueblo vigilan de cerca cada movimiento que haces (si te confundes lo más mínimo lo van a saber y será comentado, jejeje). También es un día físicamente duro, muchas carreras a sprint, en las que a veces las piernas pueden flaquear pero hay una fuerza extra que te empuja: recuerdos, imágenes de tus antepasados, (abuelos tíos bisabuelos) que ya no están, pero ese día resuenan sus palabras en tu mente de cuando te hablaban de la fiesta y te hacen correr como nunca.

¿Cómo son los preparativos previos?
La persona realiza el papel de Vaquilla y su familia (en mi caso mi madre y una vecina, a las que doy las gracias ya de paso) se encargan de adornar el armazón con una escarapela hecha con cintas plisadas de raso y con cintas de colores que, junto con el rabo, cuelgan en la parte trasera. Predominan los colores blanco, azul, rosas, rojos… También junto con el Alcalde, el Alguacil la Hilandera y el Escribano, nos encargamos de organizar y gestionar todo lo que rodea a la fiesta.
¿Cómo vive el pueblo de Fresnedillas de la Oliva esta fiesta?
Creo que es el día más esperado del año para todos. Desde la noche después de Reyes los niños comienzan a sonar sus cencerros por el pueblo todas las tardes hasta el día de su fiesta. Y cuando llega el día 19 el ambiente en el pueblo cambia, todo se para, la gente viene de allá donde esté, Madrid, Valencia, China, Rumanía…desde donde sea para estar en la fiesta y todos tenemos en la mente que en cuanto el reloj marque las 00.00 los cencerros van a empezar a sonar. La magia del ritual milenario se palpa en el ambiente, un ritual que han mantenido nuestros ancestros hasta hoy y que tenemos la fortuna de seguir realizándolo y disfrutándolo. Cúmulo de emociones difícil de explicar.
¿Participarás también en años venideros?
Sin duda.


Los actos comienzan el sábado 13 de enero a las 18:30 horas en la Plaza de la Constitución, donde se celebrará la Fiesta de la Vaquilla desarrollada por niños. Este días es muy importante porque pone fin al aprendizaje de los rituales y simbolismo por los más pequeños del pueblo y que llevan preparando desde el día de después de Reyes, donde cada tarde, salen a recorrer nuestro pueblo inundándolo del sonido de los cencerros.
El día grande se celebra el sábado 20 de enero, coincidiendo con la festividad de San Sebastián, fruto de su posterior cristianización. El simbolismo y sincretismo de la fiesta y cómo ha ido adquiriendo elementos de los periodos que ha vivido es una de las características que hacen de la fiesta de La Vaquilla una mascarada de gran valor antropológico y cultural. Durante todo ese día se realizará un ritual que empieza a media noche y acaba por la tarde con la caída del sol.
Al día siguiente, el día 21 de enero, es el turno de los casados, que repetirán el ritual que hacían siendo mozos y que tanto orgullo y sentimiento representa.

Publicada el Actualidad, Fiestas, Sierra Oeste1 Comentario

Se presenta en Cebreros la novela de Félix de González, Cela en el Alberche

  • “Cela representaba un personaje arisco a modo de publicidad personal”

El jueves 4 de enero, con el año casi por estrenar, se presentaba en el Ayuntamiento de Cebreros el primer libro publicado por la Editorial Alberche de las Artes, Cela en el Alberche, un acercamiento novelado a los momentos que el Premio Nobel de Literatura pasó en el municipio de Cebreros y sus alrededores. Quizá rincones que sirvieron de inspiración para algunas de sus obras más notables o para forjar la evolución literaria de un creador tan arisco en las formas, al menos ante los medios de comunicación, como atrayente en su obra. El autor de esta novela es el escritor cebrereño Félix de González, que ha dado una vuelta a una historia que publicó en 2005, con un potente trabajo de edición de una de las nuevas apuestas de nuestra comarca, el proyecto editorial puesto en marcha por la Asociación Cultural Alberche de las Artes.
¿De dónde surge tu pasión por Camilo José Cela?
A raíz de su fallecimiento me enteré de que Cela había pasado varias temporadas de su vida en mi pueblo, en Cebreros y que, además, allí sufrió una evolución muy importante en su manera de ser y de escribir. Creo que eso es algo que tendría que saber todo el mundo porque si uno lee sus escritos se da cuenta de que su vida en la zona del Alberche fue determinante para desarrollar su primera etapa literaria. Sus inicios literarios los pasó en estos rincones y creo que fue la época más importante para forjar su carácter como escritor. Creo que en Cebreros fue donde descubrió parte de sus raíces humanas. El llegó al pueblo como un señorito de ciudad y el trato con la gente le hizo bajarse un poco del pedestal y mostrarse algo más humilde.
¿Qué supone para ti ser el primer autor de una nueva aventura editorial?
Estoy muy agradecido a la Asociación Alberche de las Artes. Yo ya tenía tres libros escritos autopublicados. Esto es un punto de inflexión dentro de mi vida literaria, porque ahora es alguien el que confía en mí y apuesta por mí. Es un honor muy grande que espero poder aprovechar. Este es un relanzamiento de mi carrera literaria.
¿Qué se recuerda de Cela en Cebreros?
En Cebreros hay un regusto amargo de Cela. La mayoría de las personas del municipio hablan mal de él. Creo que los vecinos de Cebreros se fijan en su persona y yo pienso en el Cela personaje y creador de novelas, a mí su vida personal me da igual, a mí lo que me importa es lo que ha escrito. Sin embargo, en el pueblo se han quedado con la persona que lanza exabruptos, en la persona que no es ni simpática ni diplomática y, quizás, eso es lo que ha quedado en la mayor parte de los cebrereños.
Para conseguir un ejemplar de Cela en el Alberche puedes acercarte a librerías de Cebreros, Navalosa o El Tiemblo. También puedes escribir al correo electrónico de la Asociación Cultural Alberche de las Artes, alberchedelasartes@gmail.com. El precio es de tan solo 12 € y puedes disfrutar de anécdotas y vivencias de todo un Premio Nobel de Literatura en Cebreros, aunque los vecinos de cualquier municipio del Valle del Alberche podrán descubrir detalles que, seguro, les harán recordar su propia localidad.

Publicada el Cultura2 Comentarios

Seis creadores de la Sierra Oeste para la próxima década

Una mirada a la cultura de la comarca con algunos de sus artistas más jóvenes y pujantes.

Que nuestra Cultura está en crecimiento y expansión parece cada día un poco más obvio, que hay nuevas fórmulas culturales naciendo y extendiéndose también, que nuestros jóvenes están tomando ya el relevo para ser las próximas figuras visibles dentro de unos municipios cada día más conectados gracias a las redes sociales digitales, a los medios de comunicación comarcales y a su proyección personal debería ser una realidad evidente, pero ¿está sucediendo así en realidad? ¿Tenemos savia nueva con la que reverdecer nuestra actividad cultural y nuestros lazos de unión o estamos cada día más aislados y separados los unos de los otros? ¿Nuestra cultura es fuerte y no deja de florecer o se ha quedado un tanto estancada en una posición relativamente cómoda para creadores, aficionados e instituciones? Para averiguarlo nos reunimos con varios creadores y artistas que deberán tomar, antes o después, las riendas de nuestros eventos y movimientos culturales.
Para descubrir el estado de la cultura para nuestros creadores y artistas más jóvenes nos reunimos a merendar en el Restaurante Voltereta de Navas del Rey con la artista plástica Ester López, con el grafitero Álex Sánchez (Siso), con el bailarín Rafael Valverde, con la fotógrafa Samanta Aretino, con el escritor y cantante Diego Tello y con la narradora oral Cristina Hidalgo. Faltaron a la cita las escritoras Miriam García y Amanda San Román, que no pudieron acudir a la reunión. Con ellos echamos un vistazo somero y muy personal al estado cultural de la Sierra Oeste de Madrid.
“No es fácil ser creador en la Sierra Oeste de Madrid”
La reunión empezó poniéndonos cara. En muchas ocasiones, incluso en el mismo municipio en el que vivimos, nos cuesta conocernos los unos a los otros y descubrir la actividad que nos rodea o que nuestros vecinos pueden tener nuestras mismas inquietudes. Quizá, como afirmaba Siso, “las redes sociales digitales hacen que estemos muy pendientes de lo que ocurre en la otra punta del mundo, pero nos hagan dejar de ver lo que hay a nuestro alrededor. Las oportunidades son pocas y, a veces, nos damos codazos los unos a los otros o esa es mi sensación” —seguía el grafitero de San Martín de Valdeiglesias ante el asentimiento general del resto de invitados. Rafa nos hablaba de la constancia que ha necesitado para poder triunfar como lo está haciendo ahora mismo con el Hip-hop en Villa del Prado, “la prioridad era, al menos en el mundo de la danza en mi municipio, la Danza Clásica, es donde los municipios ponen fuerza porque es donde piensan que van a conseguir más cantidad de alumnos y se atreven poco a las variantes nuevas, como la Danza Moderna. Creo que Villa del Prado es el único municipio de la comarca donde hay algo como lo que ofrezco. Me costó mucho introducirme y me costó que el ayuntamiento me diese oportunidades. Ahora, que ya tenemos bastante reconocimiento y muchos alumnos sí somos más tenidos en cuenta. Me he tenido que pelear mucho”.
Cristina nos hablaba de las “dos visiones” que encontraba tras haber vivido en dos municipios diferentes de la Sierra Oeste (Chapinería y Fresnedillas de la Oliva). Ella no ha buscado nunca el apoyo de sus respectivos ayuntamientos porque “no parecía que ninguno estuviese por apoyar a los creadores, pero sí que hay personas interesadas en lo que haces, sobre todo lejos de nuestra Sierra”. Cristina cuenta para la Comunidad de Madrid y ha venido a nuestros municipios, pero nunca contratada por los ayuntamientos o bibliotecas. “Hay muy poca inversión en cultura o en determinados eventos y acciones culturales” —decía, aunque nos confesaba que en esta legislatura Fresnedillas de la Oliva cuenta con un movimiento popular cultural muy amplio y respaldado por las instituciones locales.
“Faltan espacios de reunión y creación”
Ese es otro de los grandes inconvenientes que encontramos durante la conversación. La necesidad de centros abiertos en los que los jóvenes se puedan reunir y donde se pueda crear esa unión que parece faltarnos. “Cuando un municipio tiene un artista local puede tener una bendición o un dolor de cabeza” —sentencia Siso, que se muestra como uno de los más activos durante toda la conversación— “Si hay dinero para toros, para discotecas, orquestas y otro tipo de actividades mayoritarias, debería haberlo también para otras maneras de acercarse a la cultura. Se suele buscar tener contenta a una parte de la población que te va a perpetuar dentro del ayuntamiento, pero los municipios son de todos”.
Ester nos habla de la facilidad relativa que hay en Cadalso de los Vidrios para realizar actividades, no por parte del ayuntamiento en sí, sino de colectivos locales como la Asociación Cultural de Amigos del Camino de Santiago, a la que pertenece. Tras su exposición puesta en marcha en la Casa de los Salvajes el club de fútbol local le dio trabajo: le permitió realizar un mural, diseños gráficos para el equipo… “son las asociaciones las que mueven la cultura. El concurso de cortos que se ha organizado en mi pueblo lo ha movido una asociación, no el ayuntamiento. O el concurso de pintura… Tengo la sensación de que la cultura la mueven colectivos e iniciativas privadas, no las instituciones públicas. Colaboran en todo, pero no organizan casi nunca”.
En Aldea del Fresno, según Diego Tello “no hay compromiso”. El joven escritor habla del interés de la gente por las propuestas culturales en general, que encuentra algo escaso. Diego dice que el dinero gestionado para Cultura debería tener en cuenta esas “tradiciones o peticiones de buena parte de los vecinos de un pueblo, como los eventos taurinos que cuestan mucho dinero y se realizan año tras año sin discusión. Algo que se lleva a cabo también por en interés de los vecinos. Nosotros somos los que estamos eligiendo esto. Si no hubiese interés por los toros o por el fútbol esto no sería así”. Para Diego “es más fácil encontrar reconocimiento fuera porque hay más interés fuera”. Él, con su grupo Tres Tristes, ha llegado a ser escuchado y comentado en Latinoamérica y ha actuado en diversos municipios de toda España, pero en Aldea del Fresno es poco conocido o muy poco escuchado. “El problema es nuestra Educación”.
“A21 y Radio 21 han sido fundamentales para el crecimiento de la cultura en nuestra comarca”
Samanta nos cuenta que la primera exposición que realizó en solitario fue en Aldea del Fresno, “salió en el periódico y a raíz de ahí fui creando lazos. A través del periódico y de la radio me he dado a conocer y me han salido otros proyectos. En mi caso ha sido fundamental”. Ester comenta que “gracias al periódico te enteras de cosas de las que antes no te enterabas. Asuntos que, como son de ámbito local, antes no llegaban hasta otros pueblos y que hacen ver que cualquier proyecto se puede llevar adelante”. Rafa dice algo que suena muy llamativo, “creo que A21 y Radio 21 son los únicos que, de verdad, se creen lo de comarca y trabajan para ello. Estando tan cerca los unos de los otros parece que no hay absolutamente nada en común y que cada ayuntamiento va un poco a su bola. No hay una política de colaboración entre municipios en muchos aspectos y el periódico es de los pocos casos en los que se reflejan los municipios como una unidad y no como entes independientes. Es una labor muy importante, porque nos hace formar parte de un conjunto”. “Es verdad que estamos muy desconectados unos de otros” —sigue Cristina— “y creo que la única conexión real que hay somos las personas que nos movemos de un pueblo a otro y vamos tejiendo redes”.
Falta coordinación y trabajo colectivo
“No puede ser que en el mismo día y a la misma hora se hagan actos en diversos municipios” —dice Cristina y Samanta remata afirmando “y luego hay fines de semana en los que no hay nada en ninguno de los pueblos de la comarca”. Se hacen muchas actividades en nuestros municipios, eso no hay quien lo dude, pero se hacen a nivel individual y no se tiene en cuenta qué se hace en otros pueblos, son cosas pequeñas y poco vistas en otros lugares.
“En esta charla estamos algunos de los más cabezotas de la comarca”
La sensación de casi todos los reunidos en esta merienda es la de que nuestra cultura ha ido a menos. “Ya no se realizan los conciertos o los nombres que se veía antes” —argumenta Siso— “no me imagino, por ejemplo, a Rosendo en nuestra plaza de toros a día de hoy.” Este nivel “menor” de sensaciones se debe, en palabras de Samanta, a un “reflejo de la Crisis y de lo que ocurre en toda España en general”. Lo que es cierto es que el presupuesto en Educación es el más bajo de la historia de nuestro país, con un 3,8% del PIB, lo que termina repercutiendo al sector cultural en general y al de nuestra Comarca en particular, porque nuestros municipios no dejan de ser un reflejo de lo que ocurre en otros rincones de nuestro país.
Con lo difícil que está el mundo de los creadores, llegar hasta el momento de decidir dedicarse a ello por completo es solo para los más tenaces o cabezotas, esta es una carrera de fondo y es complicado subsistir. “Hay eventos enormes que cuestan mucho dinero, pero apenas hay recursos para contratar y apoyar artistas locales, en ocasiones se contrata cultura porque toca. Lo nuevo y lo local no se fomenta demasiado, pero sí existe un gran gasto para otro tipo de artistas”.
Cristina reflexiona, “a veces los ayuntamientos e instituciones muestran desinterés ante los creadores o ponen muchas trabas que pueden matar la creatividad. No hay facilidades ni, por supuesto, apoyos económicos. Nos encantaría contar con los gobiernos locales, sería lo ideal. Menos mal que existen muchas asociaciones y propuestas privadas que impulsan más la creación y el arte. En nosotros está el conseguir que el público se interese por lo que proponemos”. Y aquí empieza el debate: la asistencia e interés del público por las propuestas culturales que les llegan, su nivel de información, la educación cultural o incluso la exigencia que hay que pedir a los ayuntamientos e instituciones como nuestros que son y como elementos públicos de todos los ciudadanos… porque mientras algunos optan por la imposibilidad de tener en cuenta a gobernantes locales y ayuntamientos para fomentar la cultura otros los creen absolutamente necesarios para lograrlo.
Entonces, ¿con este panorama, hay que salir de la Sierra Oeste para vivir de la cultura?
No todo podían ser críticas o miradas de pesadumbre sobre nuestros municipios en una merienda entre amigos. Está bien encontrar lo que falla en cualquier sitio para intentar ponerle soluciones. Rafa Valverde nos regala uno de los fundamentos que ha llevado a que su escuela de Hip-hop haya pasado de un quinteto de alumnos, “gracias a que el ayuntamiento de Villa del Prado fue paciente y me dio una oportunidad”, haya llegado a los sesenta que tiene este curso. También nos habla de la fuerte inversión cultural de Villa del Prado con la edificación del Centro de Artes y su exitosa escuela de Música y Danza. Rafa nos comenta que su Escuela de Baile es mucho más que una extraescolar o que una actuación anual. Es además “una manera de enseñar que el arte es mucho más que arte, que es esfuerzo, tesón, formación… sus alumnos no van a pasar el rato, van a aprender una disciplina difícil, que cuesta mucho en ocasiones. El objetivo es crear una cantera de bailarines que, en el futuro, puedan optar a dedicarse al baile y extiendan lo que yo les estoy enseñando”.
Hay mucha esperanza, con personas como Rafa enseñando a los niños a bailar, pero también toda una suerte de valores como la constancia y las ganas de aprender, se puede soñar con un futuro comarcal en el que la cultura sea uno de los puntos fuertes, económica y socialmente. “La mejor manera de conseguir que la comarca crezca y evolucione a nivel artístico es inculcando a los niños tu pasión. Después sus padres, las personas que les rodean, la sociedad, van a descubrir una riqueza en potencia que aún nos queda por explotar”.
“Tenemos que hacer crecer lo que tenemos. Enseñarlo y fomentarlo. Si queremos vivir de la cultura, del arte, de la creación… tenemos que luchar por conseguir que sea un elemento enriquecedor y atrayente para nuestros vecinos”.
En este punto de la merienda llegamos a Colmenar del Arroyo, que ha conseguido convertirse en uno de los pueblos más turísticos de la Comunidad de Madrid gracias a una iniciativa asociativa, pero apoyada y fomentada por el ayuntamiento. Un turismo que se ha logrado explotar económicamente y que ha generado una marca muy potente para un pueblo tan pequeño. “Hay que conseguir la implicación de nuestros municipios y de nuestra gente, porque siempre es mejor la proximidad y la cercanía”. Y es que cuando se trabaja con inteligencia, la cultura puede traer mucha riqueza, mucho público y mucha publicidad a cualquiera de nuestros municipios o, mejor, a todos en su conjunto.
Ester, Siso, Cristina y Samanta son más partidarios de la necesidad de salir de la comarca para crecer como creadores o para poder vivir del arte. Rafa, que trabaja con niños, cree que aquí es posible medrar y crecer. Y Diego nos cuenta que no pretende salir de Aldea para crear, que, quizá, no pueda vivir nunca de sus creaciones, pero que seguirá creando cueste lo que cueste.
¿Qué nos falta para que la cultura sea de verdad importante en la comarca?
Algo falta, eso parece obvio. Para llenar teatros, para conseguir que nuestros creadores actúen en nuestros municipios, para que nuestros vecinos acudan a espectáculos de pueblos diferentes a los suyos… como hacen, por ejemplo, cuando llegan las Fiestas Patronales y parece que no importa tanto la distancia o la incomodidad.
Ester piensa que “debemos aprender a vivir del turismo y conseguir que todas las personas que vienen de Madrid, que está más cerca de lo que pensamos, acudan a nuestros eventos y espectáculos”. Aunque aquí llega uno de los inconvenientes más notables al que se enfrentan los creadores de la Sierra Oeste de Madrid, el transporte. Es imposible, por ejemplo, comunicarse en transporte público entre San Martín de Valdeiglesias y Cadalso de los Vidrios o entre Chapinería y Aldea del Fresno o entre Villa del Prado y Robledo de Chavela… nuestra comarca parece estar partida en tres partes a causa del transporte público del que disponemos todos los vecinos y eso complica mucho las cosas a la hora de moverse. “Es imposible que exista de verdad una comarca si nuestros municipios no están conectados entre sí por transporte público. De ahí que nuestras asociaciones sean, en su mayoría, tan locales”.
“Necesitamos más comunicación y una red de creadores locales que nos permitan conocer quiénes somos, qué hacemos y cómo ponerse en contacto con nosotros.”
A veces son los propios creadores los que se aíslan.
El nivel de implicación de los artistas reunidos es muy variable respecto a sus ayuntamientos y municipios. A veces por experiencias fallidas o frustrantes, otras por dejadez o incluso por desconocimiento de cómo hacerse escuchar. No todos los invitados a esta merienda pertenecen a asociaciones culturales o colaboran con otros vecinos de sus municipios a la hora de realizar actividades.
“Y hay que empoderarse, darse a conocer con las redes que disponemos, reales o digitales, porque los que no están por la cultura las usan y las saben manejar muy bien” —anima Diego— “tenemos que usar todas las herramientas a nuestro alcance para que se nos tenga cada vez más en cuenta”.
La charla se alargó aún mucho más de lo que podréis leer aquí.
Y continuará, porque estos creadores darán mucho que hablar en el futuro y porque me encantará seguir sus carreras durante muchos años. Casi todos ellos ya lo hacen en el presente y dan voz y cara a nuestro impulso cultural más atractivo. En la merienda, es verdad, hubo quejas, peticiones, lamentos… como en casi cualquier reunión de artistas. Pero también sueños e ideas, agradecimientos y nuevas oportunidades. Conocerse, unirse, trabajar en común, apoyarse los unos a los otros, darse a conocer, dejarse ver, trabajar mucho y aprender de los que más saben, autogestionarse, tomar el control… No dejar de lado lo trabajado por los que han estado antes y continúan empujando y trabajar porque el futuro sea cada día un poco más fácil para los que lleguen. Todo eso hubo en la conversación. Y más que no entra en estas páginas.
Este reportaje concluye aquí con un sueño, que dentro de diez años podamos afirmar que no nos fijamos mal al invitar a los amigos que nos acompañaron y que es imposible reunir en una única merienda a todos los nuevos creadores, de disciplinas que aún ni conocemos incluso, porque se hayan convertido en un número imparable y creciente.
De algo no cabe duda, aquí seguirán creando los más cabezones de la comarca.

 

Javier Fernández Jiménez.

Publicada el Actualidad, Cultura, Sierra Oeste4 Comentarios

Pablo Lastras: “Una derrota me ayudó a ser mejor ciclista”

Nuestra Sierra Oeste está repleta de trabajadores incansables y de grandes figuras que apenas reconocemos y que son nuestra mejor bandera más allá de nuestros municipios. Algunos son tan conocidos y reconocidos en todas partes que nos extraña que no sean mucho más aplaudidos en nuestro entorno de lo que ya lo son, pero esto es lo que hay, cuando has crecido con alguien, lo has visto crecer y has tomado su crecimiento personal y profesional en pequeñas dosis, en muchos casos, te parece imposible creer que ese vecino, ese compañero, ese amigo, sea una de las personas más reconocibles de aquello a lo que ha decidido dedicar su vida.
Hoy tenemos la suerte de encontrarnos con una figura del ciclismo, con un currante del pelotón que ha corrido en las pruebas más importantes, que ha ganado etapas de las tres grandes, que ha representado a España en el Mundial y que ha llevado la bandera de San Martín de Valdeiglesias y de la Sierra Oeste de Madrid por todo el mundo. Para celebrar nuestro 10º aniversario nos hemos reunido con Pablo Lastras.
Pablo, ¿qué se encuentra uno al echar la vista atrás? ¿Cómo han sido estos casi 20 años en activo como profesional del ciclismo?
En primer lugar que se me ha pasado muy rápido. Lo bueno que tuve fue que, al no tener un gran talento o unas grandes prestaciones, pero sí ser muy trabajador y muy constante, además de cabezota, me supe ubicar rápido en el pelotón. Hay muchos puestos en el ciclismo, se puede ser jefe de filas, gregario de lujo, caza etapas, aguador, contrarrelojista… yo me definí muy rápido en un puesto de trabajo y lo he sabido explotar al máximo. Algo que sí me queda de estos años es que me he ganado el respeto de compañeros y rivales, creo que ese es mi legado.
La retirada te vino a los 39 y tras una gravísima lesión… ¿te quedaste con la espinita de no poder cumplir con un objetivo personal en concreto?
Tenía pensado haber seguido en activo hasta este año 2017. Mi idea era haberme retirado en el Giro de Lombardía, que es una de mis carreras favoritas, que se ha corrido en octubre en Italia, ahí es donde había pensado ponerle fin. No pudo ser por un accidente. Para mí ha sido un poco ingrato retirarme así del mundo del ciclismo, pero es un mundo al que no puedo reprocharle nada, porque he hecho siempre lo que me ha dado la gana, eso sí, siendo muy disciplinado. Esa es la primera premisa. A nivel personal no me ha faltado nada por hacer. Solo me pongo una nota mala a mi carrera, que no he podido ganar una de las grandes para alguno de mis líderes. Sí que conseguimos dos veces ser segundos en un Giro, con Unai Osa y David Arroyo, también en la Vuelta con Alejandro Valverde y con Paco Mancebo… solo me ha faltado una gran victoria.
En 2007 hice un reseteo a mi manera de ver el ciclismo y empecé a disfrutar muchísimo con lo que hacía y mejoré mucho en todo. Cada carrera pensaba que era la última que iba a correr y la disfrutaba todo lo posible. Esa intensidad me ha hecho dar todo para el ciclismo, no me he dejado nada que ofrecer.
Has estado toda tu vida en el mismo conjunto deportivo, has superado dificultades, momentos complicados, historias terribles que se vinculaban con el ciclismo y que poco más que os tildaban a todos de criminales… ¿en algún momento pensaste en tirar la toalla, o tener la conciencia limpia y el actuar siempre de cara, aunque te haya traído algunos problemas te ha servido para permanecer siempre sobre la bicicleta con la cabeza bien alta?
Cuando uno empieza a competir tiene que asumir unas reglas, unas normas, unas leyes… ese es el juego limpio. La conciencia siempre ha estado muy tranquila. Bajón a nivel personal sufrí uno en el año 2002 e incluso llegué a pensar en dejar la bicicleta. No le sacaba partido a nada, entrenaba demasiado y lo hacía mal, carecía de un mentor deportivo que me supiese dirigir y tuve ese momento crítico. Gracias al apoyo de mi madre pude seguir para adelante. Muy importante contar con esos líderes en silencio que siempre están y nunca te fallan.
Te he definido como un currante… ¿eso te ha tocado ser en el pelotón? ¿Un currante con toques muy exquisitos? Porque no todos los currantes tienen en su palmarés, al menos, una etapa en cada Grande…
Mi labor era esa, la de ser un trabajador del pelotón y aprovechar las oportunidades. A pesar de ser un currante nato, porque tenía mucha visión de carrera, de ejercer un poco de líder en el grupo, tomar decisiones, acertar… algo que es un desgaste añadido pero que me gustaba asumir. Y cuando se me presentaba alguna oportunidad gracias a alguna fuga, la aprovechaba. Lo que más llenó mi carrera no fueron las victorias, fue una derrota con la que aprendí muchas cosas que después usé en mi carrera y que me ayudó a ser mejor ciclista. Ese día aprendí mucho, es curioso, pero fue así.
Sigues vinculado a tu equipo y a tu deporte, ahora como director deportivo del Movistar… ¿el ciclismo ha superado su peor momento?
Sí, totalmente. Puede que haya quien piense que soy ingenuo o crédulo. Antes éramos un deporte que se ponía como ejemplo de lo que no había que hacer y poco a poco hemos ido cambiando la metodología de trabajo, hemos hecho un esfuerzo de concienciación y llevamos unos años muy buenos con los controles antidopaje por sorpresa en casa, los pasaportes biológicos y el sistema de localización. Con esos tres pilares se está consiguiendo que el ciclismo sea creíble.
Casos como el de Froome ahora mismo se juzgan antes de ser comprobados, ¿los ciclistas tenéis asumido que sois culpables hasta que se demuestre lo contrario?
Para el ciclista no existe la presunción de inocencia. Es normal, porque estamos pagando todo lo que se hizo mal en el pasado. Por eso estamos tan señalados. Con el tema de Froome hay que esperar y ser prudentes. Él tendrá que demostrar su inocencia si es que la tiene o tendrá que cumplir una sanción, pero te digo una cosa, si le sancionan volverá en el tiempo que estipule un presunto castigo y volverá ganando. Acordaos.
Movistar ha presentado un equipo ciclista femenino…
Esta es una idea de Eusebio Unzúe, el gran jefe, eso sí apoyado por Movistar. Es un compromiso que él ha puesto sobre la mesa por ese otro ciclismo, el más romántico, el sentimental y un compromiso social. Se lo propuso hace año y medio a nuestro sponsor y ya era un poco tarde para arrancar la temporada, así que se ha ido macerando bien y sale el equipo en 2018. Mismos vehículos, mismas bicicletas, misma equipación… al ciclismo femenino aún le queda un paso grande para estar al nivel del masculino, pero las ciclistas estarán igual de tratadas que los chicos. Y a nivel de calendario va a ser un calendario mundial, con el Giro de Italia como carrera por etapas grande y clásicas de la Copa del Mundo… hay movimientos de cara a pruebas paralelas a Tour y Vuelta, van poco a poco haciéndose cosas.
¿Cómo es ver la carrera desde el coche?
Hay dos cosas que me han costado mucho como director deportivo este año, por un lado, el momento del vehículo. Tienes que ir pendiente de la emisora de los auxiliares, la emisora de los corredores, que son distintas. Uno ha parado, otro esta cogiendo un bidón, el coche te adelante, otro que te adelanta… coger esa destreza me ha costado. Los ciclistas no saben todo lo que hay detrás. Y por otro, cuando se cae un corredor y paras el coche para atenderle y esperas a que lleguen la ambulancia… ves lo frágiles que somos y se ve el dolor. Un dolor que sobre todo es por no poder seguir adelante en la carrera y no cumplir el compromiso adquirido.
Para la Sierra Oeste también tenemos proyecto de futuro…
Sí. Cinco exalumnos del Club Ciclista Valdeiglesias teníamos en mente retomar este club. Al final, el que está tirando del carro es Marcos García, el actual ciclista profesional de San Martín, el resto estamos poco más que de gregarios. Ha sido él el que ha tomado la iniciativa y todos vamos para adelante. Nos hemos dado a conocer y estamos preparando la siguiente actividad, que se realizará el 7 de enero y la idea es explicar bien el proyecto, conseguir alumnos y alumnas, hablar de la metodología de trabajo. No va a ser una escuela de ciclismo sino una escuela de bicicleta. Podrá venir cualquiera con una bicicleta. No queremos ganar carreras, queremos disfrutar con la bicicleta.
La bicicleta es compañerismo, disfrutar de nuestro entorno, seguridad vial, respetar el medio ambiente… hay muchas cosas que se pueden hacer. Estamos pidiendo ayuda a trabajadores sociales para saber cómo dirigirnos a los críos. Es un proyecto que queremos tratar a nivel social, a nivel sentimental… somos unos románticos. Y ya era hora de que lo cogiésemos, hemos tardado demasiado en hacerlo.
El ciclismo es un deporte de sacrificio, de trabajo, de empuje diario… ¿un deporte más necesario que nunca?
Sí, sobre todo por lo que te da. Todos los valores. Ese compañerismo que da, esa entrega, yo no lo he visto en otros aspectos de la vida. Tengo amigos que trabajan en grandes empresas, otros son autónomos… yo no lo he visto. Eso es lo que queremos transmitir a los niños. Un refuerzo añadido a la educación que reciben en casa y en los colegios, un puntito más. Que los niños se diviertan y no agotarlos. Que jueguen mucho y con hambre, que todos quieran más bicicleta, que no lleguen cansados. Todo a través del Patronato Municipal de Deportes de San Martín de Valdeiglesias.
Es muy habitual encontrarse con ciclistas en las carreteras de toda España, pero especialmente en nuestra Sierra Oeste ¿Qué opinas sobre la situación legislativa y social de la bicicleta en carretera?
Tenemos una comarca que es estupenda para disfrutar de la bicicleta y de su entorno. El problema es que cada vez están montando en carretera más personas que llevan, a lo mejor, sin montar en bicicleta muchísimos años y el peligro está creciendo en ese sentido. Otro problema que hay es que hay algo que a nivel didáctico y de educación, en las autoescuelas, para mí, no se está enseñando bien, que es el respeto.
Lo que sí querría decir es que los ciclistas, tanto los que están entrenándose a diario como los que cogen la bici puntualmente o de nuevas, que elijan las carreteras. Que sean vías con poco tránsito, que lleven colores muy pintones, ahora están comercializándose las luces, por ejemplo. Que se les vea. Que circulen en las horas de luz, que no vayan por una carretera en la que pega el sol de frente y que no se les pueda ver. Esas cosas se tienen que elegir un poquito, hay que saber ir, con quién y cuándo.
Es un problema de todos. Hay gente muy nueva que sale por la carretera y piensa que es suya. Y es de todos.
Por cierto, Pablo, con la retirada de Alberto Contador nos hemos quedado sin uno de los grandes referentes ciclistas actuales de nuestro país… Valverde y Landa parecen ser los herederos, pero ¿tenemos futuro en el ciclismo español o vamos a tener una temporada sin grandes figuras?
Sí que los tenemos. Ahora mismo el presente se llama Mikel Landa. Mikel ya tiene la madurez suficiente para ganar una gran vuelta. Lo único que pedimos es un poco de prudencia, sobre todo al aficionado que pierde un mito como ha sido Alberto y quiere otro ya, a lo mejor Mikel “solo” gana dos grandes vueltas. Y eso ya sería la repera. No se puede comparar. Alberto ha sido una época, Miguel fue otra… ahora vendrá Mikel Landa. Y después de él vienen chavales muy potentes. Hay pocos pero los que hay son los mejores del grupo español: Carlos Verona, Iván García Cortina, David de la Cruz… son corredores estupendos y te los digo un poco por encima, porque hay muchos que vienen empujando fuerte.
¿Cuáles son tus deseos deportivos para 2018?
A nivel local que la escuela de ciclismo de San Martín de Valdeiglesias funcione bien y que a final de año hagamos una valoración y que nos podamos decir que hemos acertado. Que se apunten los críos y que puedan experimentarlo. Y a nivel profesional que el Movistar Team consiga el Tour de Francia, vamos a llevar a nuestros tres corredores más importantes Alejandro, Nairo y Mikel. Ahora mismo para derrotar a Froome, la única manera es ir con los tres.

Publicada el Deportes1 Comentario

Desde Rusia con amor… a los toros. Ksenia Tinyakova, fundadora del Club Taurino de Rusia

¿Cómo el simple hecho de sentarse en una plaza de toros puede generar una afición tan grande? La joven empresaria rusa Ksenia Tinyakova, nos contó cómo llegó su amor al mundo del toro y qué le llevó a fundar el Club Taurino de Rusia.
Llego a España hace cuatro años desde su Rusia natal, donde se licenció en derecho y estudió español en el colegio, recuerda que en la etapa de primaria los niños recibieron una clase dedicada a la tauromaquia donde les explicaron los tercios taurinos, el ritual. Había un museo de la cultura española con fotografías de toros, banderillas e incluso un capote, lo tomó como parte de la cultura española. Ella siempre soñó con vivir en España, la oportunidad llegó hace unos años y no lo dudó, en dos semanas se mudó a Madrid. Al llegar fue sola a la plaza de Las Ventas por curiosidad, como parte de las visitas turísticas. Pero le gustó tanto que volvió con su padre a ver la encerrona de Iván Fandiño con seis toros.
¿Qué es lo que te puso la piel de gallina al ver los toros?
Entendí que es un ritual formado por muchísimos detalles, cada vez que voy a los toros aprendo algo nuevo, es un arte y una tradición centenaria, que se ha trasmitido llegando a nuestros días de una forma casi intacta.
Cuando comenzaste a ir a los toros, ¿encontraste aficionados mayores que te explicaban lo que sucedía en la plaza?
Siempre encuentro cerca algún aficionado mayor que está encantado de explicarme qué son los toros, sobre todo cuando ven que soy extranjera. Pero con quien realmente he aprendido ha sido con el maestro Jesús Pérez el Madrileño. Y el ponerme enfrente de una vaquilla me ha hecho sentir unas emociones únicas.


¿Asistes a muchas conferencias, charlas y presentaciones taurinas?
Sí, procuro asistir a todas las que puedo, para aprender y compartir opiniones. Para mí es muy importante lo que está detrás del mundo del toro.
¿Cómo se te ocurre fundar el club taurino?
Influyó mucho el curso de periodismo taurino, donde realicé el trabajo de fin de curso sobre las personas ruso parlantes como filósofos y escritores hasta el siglo XIX que mencionaban los toros en sus obras, hice entrevistas al novillero ruso Finito de Moscú, a una fotógrafa taurina y a otros rusos relacionados con el mundo del toro. Conocí a muchas personas, con las que entablé relación y surgió la idea de formar la peña, también para apoyar la fiesta en los tiempos que están corriendo.
Fuiste a la manifestación pro-tauromaquia en Valencia con la bandera rusa.
Si, todavía no tenía ni pensado montar el club, pero fue para mí un orgullo estar allí apoyando la fiesta, me alegro porque ahora vamos a hacer muchas más.
Es un orgullo para nosotros que haya prendido la llama de la tauromaquia en una mujer joven, inteligente y preparada y que haya sido capaz de entender la magia del toreo.

Publicada el Burladero4 Comentarios

2017, un año seco y caluroso: resumen meteorológico de la Sierra Oeste

Si necesitáramos encontrar dos palabras para definir el año 2017 en el aspecto meteorológico, todo indica que lo tendríamos muy fácil: año seco y caluroso. Seco porque a nivel nacional se considera el segundo menos agraciado en precipitaciones desde 1965, y caluroso porque, igualmente a nivel nacional, ha sido el más caluroso.
En nuestra comarca, y con los datos aportados por las estaciones municipales de El Tiemblo, Robledo de Chavela, Navahondilla y Cenicientos, todo indica que así es.
Pero en un año natural acontecen infinidad de situaciones meteorológicas y tan dispares que aunque recientes no dejarían indiferentes a nadie.
Resulta curioso que en medio de un año tan seco los meses catalogados como extremadamente húmedos hayan sido los que por estadística son los menos lluviosos: julio y agosto con situaciones de tormentas rompieron registros con episodios muy severos.
Así mismo, y en este año tan extremadamente seco, febrero fue considerado también como un mes extremadamente húmedo con las desgraciadas inundaciones del Río Cofio en Robledo de Chavela.
Igualmente, y a pesar del calor, tal vez hayamos olvidado las heladas que se produjeron una vez entrada la primavera, en el mes de marzo durante los días que van del 23 al 25, con presencia de la nieve en pueblos de la zona y no solo en la montaña. Las viñas sufrieron las consecuencias helándose los primeros brotes.
Veníamos de un otoño, el de 2016, muy generoso en precipitaciones por lo que teníamos una buena base húmeda sobre la tierra. Continuó lloviendo en enero, y sobre todo febrero llenándose los pantanos y colmando las capas freáticas. Hemos de tener en cuenta que el agua del invierno es el que más se filtra en la tierra al existir menos evaporación por temperaturas bajas y días muy cortos.
Enero ofrecía un aspecto muy encharcado. En las zonas favorables de ladera de la comarca se vieron ya las primeras flores de los almendros el día 16, si bien la flor del fresno, poco vistosa y que pasa desapercibida apareció en días precedentes. Y aunque los registros de precipitación se situaron por debajo de la media, se compensaban con las lluvias otoñales anteriores. En temperaturas un mes en la media. Se vieron los primeros aviones comunes el día 26 en los pueblos menos fríos de la comarca.
Febrero nos sorprendió con tres días de lluvia, del 11 al 13 que dejaron los registros del mes muy por encima de la media pasando en determinados lugares como Robledo de Chavela de los 100 litros. Ello provocó las inundaciones citadas. Embalses llenos, rebosando. Todo era agua. La media de temperaturas en valores normales. Regresaron las golondrinas a finales de mes en pueblos como Cenicientos.
Marzo de contrastes en temperaturas. De alcanzar los 25ºC (temperatura a partir de la cual se considera día de verano) en la primera decena del mes, a encontrarnos con 3 días auténticamente invernales ya metidos en la tercera decena con nieve y sobre todo heladas que produjeron daños en la agricultura como los viñedos. Las precipitaciones ya por debajo de la media.
Abril se olvidó de las aguas mil y, además, resultó más cálido de lo normal. En zonas como Pelayos se acercaron ya a los 30ºC.
Mayo tuvo sus tormentas entre el 10 y el 12 y el resto de los días no se dejó ver el líquido elemento. Los pantanos, en muy buen nivel hasta entonces, comienzan el descenso. Se dieron los primeros episodios de calor rondándose los 35ºC en los pueblos más bajos de la comarca. La media de las temperaturas superior a la normal.
Junio fue el mes de 2017 con más anomalía térmica del año, pues se situó en 4 y hasta 5ºC por encima de los valores considerados normales. Ya se alcanzaron los 40ºC en puntos de la zona. Comenzaba un verano que se alargaría hasta octubre.
Julio, aunque caluroso, se acercó más a los valores normales, si bien se dieron picos que superaron los 40ºC. Lo más llamativo de este mes fueron las fortísimas lluvias de los días 6 y 7 provocando fuertes inundaciones y daños en distintos pueblos. Destacar la intensidad de lluvia de Cenicientos con un pico de 245 litros a la hora. Las inundaciones fueron aparatosas y dañinas. Mes catalogado en la comarca como extremadamente húmedo.
Agosto muy similar a julio en temperaturas, es decir, caluroso, e igualmente extremadamente húmedo por un episodio de fuertes tormentas a final de mes recogiendo intensidades máximas de precipitación de 217 litros/hora en Robledo o 198 litros/hora en El Tiemblo.
Septiembre no secó las fuentes porque ya estaban secas. La preocupación por el estado de los pantanos y los acuíferos aumentaba. Lo más noticiable fueron los continuos huracanes del Caribe.
Octubre alargó el verano con varios días de 30ºC y muy poca precipitación para ser el mes más lluvioso del año en la comarca.
Noviembre no quiso ser generoso con las precipitaciones y las previsiones no invitaban al optimismo. Aparecieron las primeras heladas rondando los -3ºC en Pelayos de la Presa.
Diciembre confirmó los peores escenarios en cuanto al agua con registros muy inferiores a las medias. Heladas nocturnas de hasta -8ºC en Pelayos.
En Cenicientos, con una serie desde 1996, sus 425 litros suponen el año más seco por debajo de los 432 de 2015 para una media de 800 litros. La temperatura media anual fue de 15,9ºC lo que supone la más alta desde 2006.
Confiemos en el año entrante y que nos traiga mucha agua.

Emilio Pacios.

Publicada el Actualidad, Medio Natural, Sierra Oeste1 Comentario


TODOPIENSO

 

Chollocolchon

 

A21 SIERRA OESTE

 

 

enero 2018
L M X J V S D
« Dic   Feb »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com